miércoles, 15 de agosto de 2012

MI MAESTRO ESPIRITUAL


Mañana van a ser diez días que estoy prácticamente solo sin ningún tipo de guía en cuanto a mi entrenamiento. Solamente tengo junto a mí a Wolf y a Cóndor. No se como seguirá esto; pero me llama mucho la atención y me extraña que no aparezca mi otro supuesto Maestro que seguirá mi Entrenamiento en la Dimensión Espiritual. Bitácora de Campaña 13.08.2012

Hoy me levante muy temprano y ya veía la amenaza de lluvia. Grandes nubarrones venían del Sur así que el agua era probable y así fue. Menos mal que me dio tiempo para darme un buenísimo baño en la corriente de agua que sigue paralela al camino que sigo y que viene desde ese tan inolvidable como tétrico bosque donde realice una de mis experiencias más profundas. También hice mis ejercicios de meditación y los físicos de mantener mis articulaciones “aceitadas”. En este momento llueve torrencialmente. Estoy dentro de mi carpa bien protegido, bien abrigado y releyendo mi Bitácora de Campaña y rescatando de mi memoria las enseñanzas recibidas así como también habituándome al fenómeno de surgimiento de información que se produce cuando paso mi mano por cada uno de los pequeños círculos que tengo impresos en mi pecho a la altura de mi corazón y que son la representación viva de mis dos Maestros anteriores. Los toco y una lucidez espectacular se produce en mi mente trayéndome todas las experiencias, enseñanzas y saberes escondidos mediante la técnica subliminal que se incorporaron a mí sin que yo me diera cuenta. Hasta esa habilidad tuvieron mis Maestros anteriores para brindarme todos sus conocimientos. La lluvia pega brutalmente todos los lados de mi carpa. La reviso, gracias a Dios no entra agua por ningún lado. Wolf sigue en su guarida, debajo del sobre techo y sobre una lona impermeable que le puse como piso. Sigue afuera no quiere entrar a la carpa. Cóndor no se por donde anda seguro encontró un refugio. ¡¡¡¡¡Caminante!!!!!. Me sobresalto el grito. Me asuste y deje caer la Bitácora de mi mano. ¡¡¡¡¡¡Caminante!!!!. ¿Qué es esto? ¿Una joda? ¿Quién me esta llamando; afuera llueve como un diluvio universal? ¡¡¡¡¡Caminante!!!! Siiii me están llamando pero está loco el que me llama si cree que  voy a salir con este vendaval. ¡¡¡¡Caminante, ¿me escuchas?!!!!! Siiiii, le respondí desde el interior de mi carpa. ¡¡¡¡¡¡Asómate a la puerta de tu carpa Caminante ¡¡¡¡¡¡ Así lo hice y pude ver a unos cincuenta metros de mi ubicación a un Monje vestido con un hábito todo dorado. Era de un dorado resplandeciente parecía que irradiaba una poderosa luz y que lo envolvía. ¿Quién eres? Pregunte tratando que mi voz llegara en el medio del ruido que la enorme lluvia producía con la caída del agua en el techo de mi carpa y todo alrededor. ¡¡¡¡Soy tu nuevo Maestro!!!!! ¡¡¡¡Soy el que te va a entrenar en la última etapa de tu Entrenamiento en la Dimensión Espiritual!!!! .Y ¿porqué vienes ahora Maestro con esta tormenta? ¡¡¡¡Porque es necesario. Era necesario que estuvieras diez días más solo compartiendo contigo mismo el silencio, el conocimiento, la ausencia y todos los elementos necesarios para una búsqueda y un encuentro con uno mismo!!! Recién me di cuenta que mi nuevo Maestro se estaba empapando con la lluvia. Maestro ¿quieres entrar a mi carpa y así no mojarte? ¡¡¡¡No Caminante estoy bien, esto bien así!!!!! Pensé para mis adentros, ¿estás bien? Si te estás mojando todo que miércoles vas a estar bien; pero bueno respete su opinión y decisión. ¿Por qué  era necesario que estuviera diez días más solo y que vos viniera ahora y bajo esta tormenta impresionante a entrenarme? ¡¡¡¡¡Escucha bien Caminante!!!!!! ¡¡¡¡¡ Era necesario porque el número diez representa al Todo totalmente realizado. Es el número cuya simbología es una circunferencia con un punto en el centro y ese punto es el símbolo de la Unidad Infinita, el comienzo de todas las cosas mientras la circunferencia es el símbolo del Universo. El número diez es la cima de todo, el uno (1) es la Unidad  y el cero (0) es el círculo que representa la Eternidad. Es por eso que los Grandes Maestros de todos los tiempos y de todos los pueblos enseñaron que  hay Diez Caminos para llegar a Dios!!!  ¿Vas entendiendo Caminante? Yo no lo puedo creer. Me esta enseñando desde cincuenta metro y debajo de una lluvia torrencial. Si Maestro entiendo perfectamente. ¡¡¡¡Estos diez días Caminante más los once anteriores que pasaste por la misma situación forman los 21 días que se necesita para dominar mentalmente una nueva creencia y poder hacer realidad sus manifestaciones!!!!! ¡¡¡¡Y es más efectiva cuando esos 21 días son corridos, sin interrupción!!!! Maestro, le grite, Usted ¿va a seguir enseñándome desde bajo la lluvia? ¡¡¡¡¡¡Si Caminante porque Uno de esos Diez Caminos que llevan a Dios es el Tuyo!!!!! ¿Quiere que me acerque a Usted? ¡¡¡¡¡¡ Eso lo decidís vos Caminante!!!!! Se hizo un profundo silencio; solo la lluvia hablaba. Me puse a pensar. Debía  poner mi parte en todo este esfuerzo. Me vestí y salí al encuentro de mi nuevo Maestro.-

No hay comentarios:

Publicar un comentario