jueves, 14 de junio de 2012

PUEDO HACER SANAR Y CURAR MI CUERPO

Banco de Imagenes Gratuitas
Volví hacer cuerpo en mi Cuerpo. Estoy en mi bolsa de dormir muerto de frío. Tengo chuchos de frío. Me duele todo el cuerpo, la cabeza y tengo áspera la garganta. Salgo de mi bolsa y veo en mi mochila las cosas que me trajo mi esposa, busco la bolsita con los yuyos digestivo. Algo tengo. Temblando y con mucha fiebre enciendo mi calentadorcito y en un jarro de acero inoxidable me preparo un té. Voy a ver que pasa. Me acuesto de nuevo tengo que lograr hacer volver a mi cuerpo a la normalidad. Bitácora de Campaña 10.06.2012

Dormí todo el día. El té de “yuyos” me ayudo a orinar más y a defecar más, por lo menos estoy limpiando mis tripas para no estar tan pesado porque  me siento pesado, cansado. Tengo los ojos inflamados. La temperatura no baja. Me siguen los chuchos de frío y tiemblo constantemente. Transpiro mucho y a veces desvarío pensando en todas las cosas que tengo que hacer y no sé qué hacer. Wolf, mi lobo hermano, está afuera haciendo vigilancia acostado en el alero que hace el sobretecho de mi carpa. Estornudo y despido mucha flema. Creo que es algo respiratorio. Bitácora de Campaña 11.06.2012

No doy más. Ya no sé que hacer. Estoy transpirando como loco. Me levante, que digo me levante, me arrastre por el piso de mi carpa acomodando ropa sucia y transpirada y poniéndome lo poco que me queda e incluso por momentos me meto desnudo en mi bolsa de dormir para transpirar más todavía, tal vez me ayude o ayude a mi organismo con una desintoxicación. La fiebre aumento más porque mi cabeza hierve. Afuera siento el rugir del viento. Es un día muy ventoso así que aseguro aún más la entrada a mi carpa porque el aire que entra lo siento como un “chifle” es decir como un aire o viento helado. No puedo escribir. Me tiemblan los dedos y parece que no tuviera  buena circulación. No sé que me pasa. Mi Monje Guerrero no lo vi más. Wolf sigue estando afuera, y Cóndor, Dios sabrá donde estará. Bitácora de Campaña 12.06.2012

Me desperté a las tres de la tarde sin saber donde estoy ni que hacer con ésta dolencia mía. La fiebre es impresionante. Transpiro agua constantemente. Toso y escupo flema constantemente. Mis brazos y mis piernas son de plomo no puedo ni moverlas. Calenté otro poco de té de “yuyos” digestivos y envuelto en una frazada me lo tome temblando como una hoja, casi derramo todo. Estoy perdiendo la voluntad de seguir con todo mi entrenamiento para hacerme rico en todas mis dimensiones pero también sé que estoy en una situación extrema y mi mente ya empieza a afectarse por todo este malestar. Afuera hace un frío terrible. Wolf, mi lobo, ni se mosquea sigue en el mismo lugar y hasta me parece que lo disfruta.  Cada vez me cuesta más escribir. Por momentos se me nubla la vista. Esto es feo. Bitácora de Campaña 13.06.2012                         

Es de madrugada. No puedo dormir más. La fiebre altísima ya no me deja. Los tés me sirvieron para ayudar a mantener mis intestinos en movimiento y limpios. La fiebre a veces provoca estreñimiento y tengo que evitar eso porque después se puede complicar con hemorroides y las dos cosas juntas son dinamitas para el organismo. Tengo la boca seca, la garganta congestionada, los oídos me zumban, toda mi nariz refleja  la alergia que me domina desde hace tiempo. Toso y escupo, toso y escupo. Me duele el pecho y la espalda, brazos y piernas ni hablar. La cabeza me da vueltas. Desvarío. Veo imágenes raras, desdibujadas; me parecen de otro tiempo y de otro lugar. Me siento mal. No puedo cerrar los ojos ni puedo dejarlos abierto. ¿Qué me pasa? ¿Qué clase de congestión es esta? ¿Es una enfermedad? Deliro, estoy hablando pavadas: bosque, Luna, hacer miedo, Maestros, guerrero, estrella que me acompaña, lobo, cóndor, mi esposa, Maestras de los Andes, combates. La fiebre es altísima me hace delirar y mi mente viaja a lugares increíbles y por estructuras lingüísticas extrañas. Estoy escribiendo un libro mentalmente. Me voy a volver loco ¡Dios mio ayúdame! ¡Maestros queridos no me abandonen! ¿Qué debo hacer por favor? ¿Qué debo hacer? Millones de voces me aconsejan extrañamente ¡Mastúrbate, afloja la tensión y dormí! ¡Noooooo canaliza toda esta energía hacia la sanación! ¡Cúrate y sanate chamán! ¡Chamán las guindas no ve que es un infeliz creído en un montón de boludeces! Estoy delirando. La fiebre me invadió completamente. ¡Piensa en todas las estupideces que te están enseñando y vas a ver que son las que te están volviendo estúpido! ¡No es cierto, ellas te ayudan a mejorarte! ¡Que mejorar! ¿Sabes cuándo mejoras? ¡Cuando te pegas una buena encamada con una” yegua” que tenga 90-60-90 como la que te cruzaste aquella vez! ¿Te acordás Caminante? Sigo desvariando. La fiebre me está llevando por donde se le da la gana. Me estoy consumiendo, baje varios kilos  de peso y no puedo moverme. ¡Lucha Caminante! .Fue una pequeña vocecita. ¡Lucha Caminante! ¡No te doblegues! ¡Debes hacer que las cosas ocurran, que tus cosas ocurran! Mi cabeza empieza a girar. Me mareo. Mis pensamientos saltan ¡Lucha hermano! ¿Qué? ¿Quién me habla así? ¿Dónde estás? ¿Lucha hijo no aflojes no te quedes yo estoy con vos? ¿Quién? ¿Viejo? ¿Sos vos viejo querido? ¡Lucha o muere carajooooo! ¿Me oíste? ¡Lucha o muere! ¡Caminante para vos no hay otra fuiste diseñado para hacerte rico, fuerte sabio y sano así que salí urgentemente de esta dolencia! ¿Quienes me hablan? ¡Hermano! ¡Viejo! ¿Son ustedes? ¡Déjate de estupideces guerrero de pacotilla, inútil, soñador pone la cabeza en la realidad y disfruta de los placeres de la vida! .Es cierto. ¿Qué tengo que estar sufriendo todas éstas estúpida situaciones? ¿Para qué? ¡Sos un guerrero! ¡Lucha! ¡Combate! ¡Pon en funcionamiento todos tus poderes! ¡Vamos Caminante tienes que hacerlo! ¡Sabes que tenes que hacerlo porque tu condición básica es guerrera y debes hacer que tus cosas ocurran! ¡Afírmate en todo lo  que aprendiste y estás aprendiendo! Me toque suavemente el circulo blanco que tengo grabado en mi pecho a la altura de mi corazón y empezaron a surgir en mi delirio chispazos de información y empujes. Me acomodé lentamente en mi bolsa de dormir; cerré mis ojos y me concentre en mi abdomen. Me quede allí hasta que mi respiración se hizo más profunda. Ahora soy todo pensamiento. Innove en la técnica ahora agregue algo más profundo. Sintiéndome todo pensamiento quite la atención de mi abdomen y la puse en cada parte de mi cuerpo: Fui dándole ordenes a los músculos de los dedos de mis pies que se relajen, a mis canillas, muslo, ingles, órganos genitales, vientre, abdomen; luego pase a los dedos de mis manos, a mis manos, antebrazos, bíceps, hombros, cuellos, músculos de la cara, orejas, ojos, frente, cabeza, cuero cabelludo, nuca, espalda, nalgas y por último relaje a mi columna vertebral. Es fantástico. Lo estoy haciendo. Estoy haciendo que se hagan las cosas que quiero. Logrado esto me voy a mi Lugar Secreto, pido permiso para entrar en el y visualizo la cura de mi afección. Luego voy a mi lugar de Oración y le pido a Dios específicamente que me ayude a curar y sanar esta dolencia que me tiene afiebrado y  muy dolorido. Luego me despido de mi Lugar Secreto, bajo la Montaña y pongo mi atención en todo mi cuerpo y le doy ORDENES a las Fuerzas de Seguridad Orgánicas de mi cuerpo que ataquen a los agentes infecciosos para sanar mi cuerpo y a las Fuerzas Curativas Mentales para que curen mi cuerpo contribuyendo con las fuerzas físicas de mi cuerpo. Eleve mentalmente una ORACIÓN a Dios agradeciéndole que siempre me esté atendiendo y finalmente puse mi atención en mi abdomen y lentamente me estoy durmiendo. Afuera está lloviendo agua nieve. Va a nevar. ¿Cómo lo sé? Intuición. Estoy aprendiendo a HACER que todas mis cosas surjan. Saber, es una de ellas.-

No hay comentarios:

Publicar un comentario