jueves, 10 de mayo de 2012

ADRENALINA: LAS HORMONAS DEL COMBATE

                                          galeria_el_mistico169.jpg     El comienzo de la noche nos sorprendió en plena mateada.¡Caminante! dijo mi Monje Guerrero..¡Caminante presta atención a tu próxima enseñanza! .Lo miré casi perplejo pues creía que era hora de descansar y de irse a dormir. No era todavía la hora. Eso me lo dio a entender mi Monje Guerrero cuando empezó a decirme. ¡Haz aprendido a hacer miedo y también a saber de la importancia de una clase determinada de miedo que tienes que tener para tu desarrollo guerrero! ¡Ahora debes aprender algo más con respecto a los elementos del miedo!.¡ Es de tu conocimiento que cuando tienes  miedo  cambia la química de todo tu cuerpo produciendo por el proceso ya conocido de otra enseñanza anterior un componente químico hormonal, una hormona, llamada adrenalina, conocida también con el nombre de hormonas del combate. Bien, éstas sustancias se derraman en tu sangre y queda lista para ser usada en la huida o en el combate, según lo requiera la circunstancia. Esto también ya lo sabes.Hay una relación entre las hormonas del combate y el miedo; pero también una delgada línea que transforma una situación en victoria o en derrota según cuál domine tu ser. Cuando entras en combate ya sea para defender tu vida, para salir a trabajar, o a estudiar, o a realizar cualquier tarea importante de tu vida que requiera asumir riesgos, sortear inconvenientes, vencer dificultades, etc, etc. siempre el miedo difrazado de temor, prudencia, cuidados, dudas, etc. va a producir en tu cuerpo la adrenalina y siempre tu cuerpo se va a desgastar por el producimiento, el uso y  la eliminación constante de ese componente químico!. Lo interrumpí, nunca lo hice con mi Maestro anterior pero esta etapa es diferente.¡Entonces Monje Guerrero! ¿En qué quedamos? Si  produzco adrenalina mi cuerpo se ve afectado por cierto desgaste y  si no la produzco no tengo la energía para volcarla en el combate, entonces, ¿Qué me queda Maestro Guerrero?. ¡Seguir aprendiendo Caminante! ¡Seguir creciendo como guerrero! ¡Seguir recibiendo cada vez en mayor cantidad y calidad las enseñanzas que te faltan todavía!. Me atoró.Me sentí el más ignorante de todos los humanos. Mi razonamiento equivocado me había llevado a que tenía las conclusiones al dilema ya establecido y resuelto.¡ No es así Caminante!. ¡Te falta todavía pero para eso estas aquí!. ¡Seguimos Caminante. La adrenalina, las hormonas tan necesarias para el combate, las producís con el miedo y es necesario que así sea  aún cuando esa producción constante o circunstancial te provoque un desgaste físico; pero hay un secreto para neutralizar el efecto nocivo del miedo y que la adrenalina se produzca y se utilice o canalice como vos quieras y aún logrando que su poder tenga una intensidad mucho más combativa!.Lo miré con toda la sorpresa y con toda la curiosidad que mi interior me brindaba.Me miró y me dijo.¡Vos estás en pleno combate, necesitas hacer que las cosas ocurran a tu favor y beneficio, necesitas lograr tus objetivos, tenes que contrarrestar la ofensiva enemiga y quebrar su poder de resistencia, tenes que gritar  victoria que es el éxito en la contienda, tenes miedo, lo sabes, estás produciendo adrenalina, lo sabes, te estas desgastando, lo sabes, entonces ¿qué debes agregarte y agregarle a la situación para transformarte en un guerrero de elite y de precisión y en un victorioso en cualquier combate? Lo miré, ahora, totalmente desconcertado. ¿Y? Me preguntó.No sabía que contestarle. ¿No lo sabes? ¿No tenes ni un asomo de nada? .Trague saliva reconociendo con el gesto mi ignorancia pero también mi bronca porque él me estaba preguntando y si me estaba preguntado es que consideraba que yo tenía la respuesta y debo tenerla porque no puedo ser tan infeliz de no darme cuenta adonde me lleva todo esto.Tengo una calentura encima contra mi mismo que no puedo parar de reprocharme tan estúpida actitud mía de ser tan bruto, ignorante y falto de conocimiento .......¡Caminante! ¡Caminante! resonó el grito en mis oídos ¡Pará Caminante no es para que te vuelvas loco! ¿Qué estas haciendo? ¡Qué te estas haciendo? ¡Piensa Caminante! ¡Piensa! ¡Ya tienes la respuesta en tu propia actitud!. Peor todavía. Estoy más loco que antes. Que carajo me esta diciendo.Me hierve la sangre de bronca; se me pararon los pelos de todo el cuerpo, debo estar produciendo adrenalina a lo loco. ¿Donde carajo está la enseñanza en todo esto? ¡Tranquilo Caminante! ¡Tranquilo! ¡Sientate y escuchame con atención!.¡El secreto para contrarrestar los efectos nocivos del miedo en la producción de adrenalina nuestras hormonas del combate es EL ENTUSIASMO!. ¡En  la previa del combate, en el fragor del combate y en el éxito en el combate debes soltar tu ENTUSIASMO, debes entusiasmarte por lo que vas hacer, por lo que estás haciendo y por lo que hiciste.! ¡El entusiasmo es lo que provoca que vayas al combate con una sonrisa y puedas hacer que las cosas que quieres ocurran!. ¡Es todo lo que hiciste recién pero............. en su parte negativa, en contra tuyo. Despertaste el miedo a la ignorancia, a no saber, a quedar en ridículo, el miedo a  que no la sabías toda y no sabías como responder, a darte cuenta que algo debías saber y sin embargo no lo podías tener a la luz de tu conciencia como conocimiento. Te embroncaste, te enojaste, te alteraste, te pusiste loco y así mostraste todos tus flancos débiles para cualquier ataque adversario o enemigo, para destruirte o para manipularte, para provocarte un infarto psicosomatico o para anularte como portador de cualquier verdad, ideal o enseñanza. Estuviste a disposición de cualquier depredador loco o experto y hubiera sido tu fin. ¿Entendiste Caminante? ¿Te das perfectamente cuenta de la importancia de todo este entrenamiento que empezaste  ya hace bastante tiempo con todos los Maestros y Maestras que me precedieron y que tienes necesariamente que continuar con otros Maestros y Maestras en el camino de tu Vida?. No le pude responder. Por vergüenza. Por mucha vergüenza no le pude responder a mi Monje Guerrero.-

No hay comentarios:

Publicar un comentario