domingo, 1 de abril de 2012

CARTA DE JULIÁN

   Querido tío abuelo Caminante:                                                                                                                                -                                               Estoy seguro que te sorprendiste al ver esta cartita mía; pero bueno  hace mucho que te fuiste y no te he visto más. Te estarás preguntando cómo escribí esta cartita si vos sabes muy bien que yo no puedo.Sí, es cierto, tengo ya ¡8 años! y voy al Jardín, pero no puedo ni leer, ni escribir, porque no soy como los otros chicos nunca lo seré. Te cuento. Tenía muchas ganas de contarte algunas cositas mía, entonces mi mami, que siempre me tiene una paciencia envidiable, me miro y sintió que debía sentarme en sus rodillas porque algo debía hacer por mí. Entonces tío abuelo Caminante, la letra es de mi mami, pero el contenido es mío. ¿Te acordas tío Caminante cuando nací?. Todos estaban contentos; todos festejaban mi nacimiento y mi mami era muy especial para mí porque yo venía con mucha angustia a ésta vida porque sabía que era diferente; pero mi mami, que era muy chica todavía, me tuvo con esfuerzo pero con mucho amor. Y cuando me bañaron y me trajeron a su presencia ella se asombró mucho pero sentí que su corazón latía con toda la fuerza de su amor hacia mí. Me sostuvo en sus brazos junto a su pecho y beso muy suavemente mis mejillas y con más amor aquella mejilla que venía manchada con esa, para mí horrible, mancha roja que abarcaba toda la parte derecha de mi cara. Cuando mi papi me conoció sentí en mi pecho la gran angustia que le produjo mi visión. Yo quise pedirle disculpas, perdón por venir al mundo y a la vida así. No sabía como atemperar esa desazón, esa desilusión por la que mi papi atravesaba. El no lo pudo resistir.¿Te acordas tío Caminante cuando mi mami te contó que mi papi le dijo que el no podía aguantarse tener un hijo así? Yo me acuerdo tío Caminante porque se lo escuche decir, y sentí el dolor de mi mami porque el hombre que ella amó y amaba la dejaba porque su hijo no era "normal". Crecí, con épocas de convulsiones y llamadas a la emergencia para mi atención ; con dolor y angustias de mi mami porque no sabía como llevar adelante la crianza de su hijo. Después vinieron los estudios en profundidad  de mi mal; los médicos decían ¡éste nene tendría que estar muerto!. Y llegaron profesionales estudiosos e investigadores del funcionamiento cerebral y recopilaron todo el historial clínico de mi caso y lo llevaron a sus respectivo países para su mejor estudio. Yo sufría tío Caminante. No sabía cómo decirle a mi mami   que la amaba, la amo y la amaré toda mi vida; toda la vida que Dios me de , sea corta o sea larga, sea alegre o sea triste; siempre la voy a amar y a mi papi lo voy a comprender siempre y siempre le voy a pedir a Dios que lo cuide y lo proteja en el transcurso de su vida porque para mi ¡siempre sera mi papi!.Angioma cerebral fue el diagnóstico de los médicos ¿te acordas tío Caminante?. Además de tener esa gran mancha en mi cara, ese mal también está cubriendo gran parte de mi cerebro. Por eso no hablo, no camino, no puedo expresar mis sentimientos o mis necesidades, no controlo los mecanismo que controlan el pis y la caca, me arrastro por el piso con mis rodillas por eso tengo mis piernas fuertes pero no me puedo parar. Los médicos están asombrados porque yo ya tendría que estar muerto, y saber eso muchas veces me angustió,; pero sigo vivo, sigo existiendo. ¡Los médicos están sorprendidos! ¡los médicos no saben que hacer para revertir esa situación! pero ¡Dios sí sabe porque estoy aquí!! ¡Dios sabe porque tengo que seguir viviendo hasta donde considere! ¡Dios sabe porque eligió a mi mami para que sea la que me criara, me cuidara y me llevara hasta el punto de mi vida que tenga que ir! ¡Yo no puedo hacer mucho pero siento todo lo que me hacen y me dicen! ¡SIENTO TODO!  ¡Siento a mi abuela, la mamá de mi mami , angustiarse, llorar en silencio, impotente sin saber qué hacer o cómo seguir! ¡Muchas veces mi mami también está así pero tiene una fuerza dentro de ella que hace que me sienta orgulloso de tener la mamá que tengo! ¡Ningún chico tiene la mamá que yo tengo! ¡ Ella es comparable  únicamente con las mamás de otros chicos iguales a mí!. Pero tío Caminante no todo es angustias en mi vida. Me acuerdo del Bisabuelo, tu papá, que ya no está más conmigo, cuando jugaba conmigo al taca tan taca tan taca tan , al caballito como ustedes le dicen, y lo hacía golpeando la mesa porque sabía que yo siempre golpeo las cosas con mi mano derecha y él siempre me hacía jugar de esa manera. Lo extrañó mucho al bisa; fue una sorpresa su ida pero quedate tranquilo tío Caminante, el bisabuelo está muy bien adonde se fue,¡Yo lo sé!. También esta la Bisabuela, tu mamá, que siempre me llena de besitos y de caricias que dan un escalofrío de amor por todo el cuerpo y alimenta mi alma con cosas lindas. Yo la amo a la bisa porque ella siempre me hace jubetes de cartón que yo puedo revolear por el aire sin hacerme mal. Con mi tío Huguito somos compinches en todo. A veces le hacemos bromas a mi mami y a mi abuela y nos reímos junto cuando ellas caen en nuestras picardías. Mi tío Huguito también es especial por eso Dios lo puso en mi camino para que sea mi tío, mi compinche, mi amigo y con quien espiritualmente puedo hablar porque me entiende y me escucha, mejor que mi mami porque mi mami vive preocupada por vivir, por ayudarme a crecer y por mantenerme siempre un chico cuidado, atendido y protegido. Mi tío Huguito no tiene esa obligación por eso esta más libre para comunicarse conmigo; pero mi mami está aprendiendo y Dios y sus ángeles la están acompañando. ¡Yo lo sé tío Caminante! ¡Yo lo sé!.          -                                             Bueno tío Caminante mi mami se está cansando de escribir. Yo estaría días enteros escribiéndote, mejor dicho, dictándole a mi mamí espiritualmente, contándote cómo me siento y cómo estoy  porque hace mucho que no te "veo" mejor dicho no te siento cerca y quería escribirte una cartita.  Bueno tío Caminante me voy a tomar la leche porque después vamos a visitar a la Bisa que me espera todos los Domingos para llenarme de besitos y mimitos porque, como dice ella,¡también tengo que darte los besitos y los mimitos del bisabuelo que él te manda desde donde está!. ¡ Un beso muy grande tío Caminante! ¡ Cuidate y no me olvides porque yo jamás me olvido de vos y de todo tu cariño.¡Traeme un regalito cuando vuelvas! ¡Te quiero mucho!                                                                                                --                                                             JULIANO

No hay comentarios:

Publicar un comentario