sábado, 24 de marzo de 2012

ME VISITAN OTROS SERES

                                                 Termino por fin  de llover. Aún estoy dentro de mi carpa. Limpiare bien todo adentro y acomodaré bien mis cosas primero; después me dedicaré a exterior. No tengo ni idea con qué me voy a encontrar. Llovió mucho y debo estar en medio de un charco. Tomé mi mochila, la saqué de su lugar y lo puse en un rincón mas seco; mi candil ya lo había apagado hace tiempo cuando me vencía el sueño; mi bolsa de dormir estaba mojada por debajo pero no pasa nada es impermeable y fácil de secar. Bien tengo ya todo en orden me voy para afuera. Es un hermoso día, el Sol calienta pero no quema, está agradable y el cielo está diáfano sin ninguna nube, es como si no hubiera pasado nada; los campos reflejan un verde realmente hermoso y de tonos diversos que los hacen más agradable a la vista. ¡Pero!!! ¿ Qué es ésto? ¿Cómo pueden estar allí? ¿Qué o quién las hizo?. ¡Todo alrededor de mi carpa está lleno de.......! ¿Qué es ésto? ¡ Todo alrededor de mi carpa está lleno de huellas! ¡Dios mío! ¿Qué esta ocurriendo acá?. ¡Son huellas humanas! ¡No, parecen humanas, pero no pudieron ser hechas por humanos! ¡No hay un ser humano, excepto yo, a miles de kilómetros a la redonda! ¡Pero, estas huellas no están enterradas en el barro, ni tampoco en los pastos de alrededores! ¡Están posadas  sobre el barro no se hundieron como cualquier huella de humano o animal! ¡No pisaron apoyaron los pies! ¡ Y están todas  alrededor de mi carpa, y que raro, en un sentido contrario a las agujas del reloj!. Ya me agarró el miedo.Mi corazón late como un animal en plena carrera. No veo nada en la lejanía. Alrededor es todo campo llano de intensos y variados tonos de verdes. No hay un solo árbol. No veo que haya otras personas acampando por estos lugares. ¿Qué carajo es todo ésto?. Me acerco a mirar de mas cerca esas huellas. Ya lo dije están  posadas sobre el barro; son lisas, no tienen marcas ni surcos que pudieran delatar una suela de botas, borceguíes u otro calzado apto para andar por éstos parajes, ésto es otra cosa. Además esta el sentido del recorrido. El corazón me salta del pecho ante la idea que me surgió repentinamente y con un dejo absoluto de verdad: ¡Fui visitado mientras llovía y yo estaba dentro de mi carpa!. Me parece que mas que visitado ¡Fui curioseado!.¡No quiero pensar que fui observado e investigado!. Automáticamente mi vista giro hacia el Este y allí la vi. Mi "estrella" estaba todavía suspendida sobre la línea del horizonte; en realidad es un fenómeno óptico, está más alejada del horizonte formando un ángulo de 45°......¡Hacía mi! ¡Esta siguiendo una dirección que a la larga nos encontrará!. Y eso lo están haciendo evidente porque la línea paralela la abandonaron hace bastante tiempo. ¿Fueron "ellos"?. Tengo miedo. No se si  son "ellos" pero también me preocupa qué clase de "ellos" son. Empecé a estudiar las huellas y hacer anotaciones en  mi Diario.Hice dibujos, tomé medidas con la palma de mi mano; con el antebrazo desde la punta de los dedos al codo; con los pies y con mi paso; sé que mi paso normal tiene un metro. Pude descubrir que las planta tenían dos palmas de mi mano de largo y una palma de ancho. Si proporciono medidas el dueño, o la dueña, de esa                                                pisada es un ser alto o bajo y sin proporción; hay huellas varias, no son de una misma "persona" son de tres.                         Es evidente que esto fue una "visita" de otro orden; pero también quiero reconocerles algo; respetaron mi vigilia o mi sueño, no me molestaron en todo el tiempo que llovió y que permanecí dentro de mi carpa. De repente siento una gran presión en mi nuca; como si una energía se posara sobre ella estando yo de espalda. Quise girar rápidamente pero antes que lo hiciera oí el llamado fuerte y claro ¡ Caminante! ¡Era mi Monje Maestro!.Lo miré fijamente, le mostré las huellas, le hice ver el sentido del recorrido, le comente de mi seguridad de que me habían  visitado, que son varios, le mostré a mi "estrella" diciéndole con total seguridad que "ellos" algo tenían que ver en todo esto, ¡Contéstame! ¿Qué es todo esto? ¡Tengo miedo! ¡Me sorprendieron y no sé que es lo que quieren aún cuando respetaron mi vigilia y mi descanso! ¿Cómo llegaron hasta mi carpa si no vinieron caminando como lo hacemos cualquiera de nosotros? ¡Contéstame! ¿No puedes o no quieres?. Después que dije estas palabras caí en la cuenta que no me corresponde preguntar. Debo escuchar, asimilar, aprender y seguir con el trabajo de incorporación de las enseñanzas de esta Etapa, en silencio. ¡Caminante! volvió a decirme ¡Siéntate aquí ! ¡Prepara tu mente vas a conocer y aprender las técnicas del Método Operativo!. Cerré mi boca, serené mi mente, predispuse mi espíritu y me senté en el pasto aun mojado.¡ Sí Maestro!.                                                                                                              -                                                                  

No hay comentarios:

Publicar un comentario