jueves, 22 de marzo de 2012

MÁXIMA PERFECCIÓN HUMANA


Esta lloviendo desde ayer. Todo el día de ayer y todo el día de hoy. Estoy frenado en mí caminar. Estoy rodeado de agua y semimojado porque no es posible frenar la entrada del agua en mi carpa . Ayer desde muy temprano se largo la lluvia. Arme mi carpa  de manera que el viento y el agua no me castigaran tanto; desenrolle otra lona impermeable que tenía para ponerla sobre la lona de mi carpa de manera que fuera un doble techo y además un piso externo que permitirá que el agua no se acumule en los costados. La temperatura descendió así que me metí en la bolsa de dormir impermeable que me regalaran un grupo de chicos de mi barrio, confeccionadas por sus mamás, para que “no tengas frío” me habían dicho. Esta es mi situación; afuera llueve torrencialmente; relámpagos , truenos y viento crean un cuadro de lo más espeluznante; metido dentro de mi bolsa de dormir miro mi candil colgado del parante de la carpa moverse de un lugar a otro, no creo que se caiga, pero me preocupa. ¿Qué hago?  Me dije. Lo único que podía hacer, seguir mi formación dentro de mi carpa mientras no me  venciera el sueño. Estaba seguro dentro de mi carpa. Tenía que aprovechar el tiempo.-
                                                                   Me acorde del acróstico; era un muy buen momento para seguir aprendiendo del Monje Maestro; que dicho sea  de  paso no creo que aparezca con esta lluvia y vaya Dios a saber donde estará. Tome mi Diario de ruta y leí el otro acróstico que estaba en sus palabras.
                                                                   PUEDES IRTE
                                                                   QUE QUEDARTE
                                                                   HABLAR CONMIGO
Era un pedido y una enseñanza. Es más importante irme que quedarme a hablar con El. ¿Por qué? Tal vez, pensé, sea porque Yo tengo que seguir caminando, seguir aprendiendo y no quedarme a hablar, o filosofar en mi Camino; por lo menos no con El. Se ve que él es muy importante en el entrenamiento al que me están sometiendo, porque es evidente que estoy siendo sometido a un entrenamiento intensivo y profundo en la Ciencia y el Arte de Hacer que las cosas Ocurran; sino no tiene ningún sentido las experiencias pasadas, las enseñanzas administradas en un estado especial de conciencia, los cambios en mí y la aparición de éste Monje Maestro al que tengo que escuchar asimilando lo que diga sin ninguna chance de cuestionar o preguntar por lo que me enseña. Tengo que escuchar, asimilar y llevar a la práctica sus enseñanzas o lo que le ordenaron enseñarme y que tan bien lo está haciendo. Él tiene que pasar; no puedo aferrarme a él por más agradecido que esté con su presencia; no puedo apegarme y debo aprender a desapegarme y a resignarme en todo y con todo los aspectos de mi vida. No es fácil. Me acuerdo que me dijo  que con él iba a aprender a hacer y no a hablar; su misión es práctica como las de mis maestras virtuosas de energías que viera en mi vuelo espiritual en la Escuela de Sabiduría de los Andes, “de otros Andes” me dijeron.-  Me doy cuenta que este es un entrenamiento por etapa; y estoy por lo que veo en la Etapa del Aprendizaje de las Enseñanzas. Debo poner toda mi atención en las enseñanzas; pero antes de profundizar en los aspectos de las técnicas que me permitirán generar, administrar, canalizar y utilizar poderosas energías, me están guiando por el camino de la utilización de todos los conocimientos adquiridos con anterioridad durante el transito por este camino. Me están haciendo pensar.  Cada vez que profundizo las Enseñanzas tengo que volver las hojas de mi Diario para leer lo que fui dejando escrito de lo que me pasaba porque esas lecturas creo que con el tiempo y con las distintas formas de apreciación que vaya adquiriendo en el Entrenamiento, esas enseñanzas tendrán un significado diferente; serían como los jeroglíficos egipcios que tenían distintas interpretaciones para un mismo signo, aquí sería algo similar; mas parecido tal vez a la cebolla donde uno va sacando  una capa y encuentra otra capa y así sucesivamente hasta que encuentra el corazón de la cebolla…. ¡que está vacía!¡el Vacío es el corazón  de la cebolla ! Yo estoy en la etapa de ir descubriendo capa por capa las distintas etapas del Diseño Divino que hay en mí. ¡Puedes irte, que quedarte hablar conmigo! Me está diciendo ¡No te aferres a mí! ¡Aprende y sigue! ¡Hay otros Maestros esperándote para seguir entrenándote! ¡Disfruta ahora de lo que aprendes y sabes! ¡No te cuestiones nada, no dudes, sigue adelante y transfórmate en el Ser que tienes destinado ser y ayuda con tu conocimiento a la Especie Humana a perfeccionarse y a poner en funcionamiento  ese “ decodificador” que tienen en el corazón y que tienen que activar! ¡Me acorde del Sabio de la Montaña que me introdujo esa Esfera Dorada en el corazón!         ¿Es acaso un decodificador? ¡Por supuesto que sí! ¡Es lo que me va ayudar y los va a ayudar a Ustedes a conocer las leyes, mecanismos, energías y poderes que están en el Gran Programa del Diseño Divino que esa Inteligencia Superior descargo en mi espíritu y en el de todos  ustedes!. Pero hay una sentencia: ¡No es para todos! ¿Quién determina esto? ¿Quién decide que esto sea así? ¡Ustedes! ¡Cada uno de ustedes! ¡Cada uno de nosotros tiene en sus manos las riendas de sus vidas! ¿Se toman el tiempo que sea necesario para aprender? ¿ ejercitan la paciencia y la tolerancia consigo mismo para avanzar en el conocimiento y no dejar que se nos pierda la posibilidad de transformarnos  en hijos de dios soltando todo el Poder de Saber y todo el Poder de Hacer para beneficio de cada uno de nosotros, de nuestras familias, de nuestros hermanos en la existencia humana y de la Armonía  de nuestro Planeta y nuestro Universo junto a los millones de hermanos cósmicos que también ellos luchan por el bienestar y  la continuidad de la Vida hasta los confines  de nuestra patria cósmica? No estoy desvariando. ¡No es la lluvia, ni los truenos, ni los relámpagos lo que me hace hablar y decir todo esto! ¡Es el decodificador que está en mi corazón y que ante ésta exigencia, esfuerzo y tensión que surge de mi andar por este camino haciendo mi Camino está abriendo sus ventanas para que yo pueda empezar a leer los procedimientos apropiados para empezar a realizar en mi vida el Gran Secreto del Diseño Divino que es lograr la Máxima Perfección Humana! Mi máxima perfección, a la que pueda llegar, como ser humano. Yo decidí esto. Si no decidiste tomar las riendas de tu vida en tus manos, todo lo que venga después no es para vos. ¡Ojala estés en la próxima allí! Junto a tu PC; junto a tu Compromiso Personal.-

No hay comentarios:

Publicar un comentario