miércoles, 7 de marzo de 2012

Eficiencia y Eficacia

                                               Se me hizo necesario hacer un alto.El Sol brilla allá en lo alto y calienta como un fuego aquí abajo, junto a mi andar rápido y mi ejercicio mental de aprender caminando, me cansaron.- Aquí estoy sentado sobre una cómoda roca a la vera del camino, a la sombra de un majestuoso árbol, estirando mis piernas y tomando un sorbo de agua de mi cantimplora.- ¡Es relajante y por sobre todo reconfortante.!.Sentado en esa piedra afirmo mi espalda sobre el añoso tronco, aspiro profundamente el aire fresco de la sombra y cerrando mis ojos me dejo ir por unos segundos en la quietud y en la inconciencia mental dejando que todo mi ser disfrute ese momento intensamente, como me lo enseñaron mis maestros de artes marciales; porque cuando fuí más joven practique algunas de ellas y las enseñanzas quedan como habitos de vida.-                                                                                                                                                                                                 Abrí mis ojos lentamente y allá arriba en lo más alto de la copa del árbol, el sol jugueteaba con las hojas en un baile de luces doradas y de reflejos de hojas verdes brillando.  Me quede extasiado ante el espectáculo,  y era para mí.-                                                                                                Poco a poco mis ojos y mi mente tomaron las imagenes más firmes de la realidad, las hojas se me hicieron más claras, las ramas más presentes y la firmeza del tronco en mi espalda más ahora. Estaba apoyado sobre el tronco de un enorme arbol y fueron segundos apenas para reconocerlo; era un laurel . Se me amontonaron los pensamientos como una estampida de cualquier animal que quieran pensar, no importa, eran una suma de dichos, historias, recetas de cocina, mitos, leyendas, conocimientos y verdades científicas, todo inspirado por la planta de laurel. Y dejé que mi mente vagara como una forma de catarsis intelectual , tal vez lo necesitaba.-                                                                                                                                           Es un laurus nobilis, el laurel europeo, el de cocina, que puede alzanzar más de 20 metros de alto si se lo deja crecer, y a éste si que lo dejaron. Enseguida me remonte a las leyendas y los mitos de la Grecia Clásica que cuenta que había una ninfa,llamada Dafne, hija del dios-rio Peneo, que había decidido no casarse nunca; pero como las mujeres siempre han tenido que lidiar con miles de cosas en la Historia , Dafne se encontró que el dios Apolo  se había enamorado locamente de ella y que no era posible corresponderle porque su decisíón y la firmeza de su carácter eran frutos de su profunda convicción. Entonces huyo a las montañas. Apolo la persiguió y cuando estaba a punto de alcanzarla la ninfa le rogó a su padre que la ayudara a escapar de los acosos del dios. Su padre dolorido por el sufrimiento de su hija la transformo en laurel. Apolo dolorido sin consuelo por la pérdida de su amada hizo del laurel Su Arbol Sagrado, lo tomo como símbolo y con sus ramas se hizo una corona.- Mi mente bullía, pasó a la leyenda que dice que quien tiene una planta de laurel en su casa jamás será alcanzada por un rayo; colgando dos ramitas de laurel a los lados de la puerta de entrada de la casa se protegia el hogar contra daños, malas influencias y maleficiosos.;  Fulgencio decia que la hoja de laurel colocada bajo la almohada hacer ver en sueños acontecimientos futuros; es símbolo de víctoria y honor y era un galardón recibirla en forma de coronas; también es bueno para el sistema digestivo, el sistema respiratorio, el sistema circulatorio; es diuréritico, antiinflamatorio, tiene ácidos organicos, minerales, acidos grasos, sustancias antioxidantes y bactericidas. ¡Basta! me sobresalto la orden, me paré, inconcientemente metí la mano en el bolsillo del pantalón y no encontré nada, pero vino a mi la imagen que cuando era adolescente y estudiaba en la secundaria siempre llevaba unas hojitas de ruda para rendir bien los examenes, habrán servidos las hojas de laurel también para lo mismo?. Tome una gruesa rama del laurel, le saque todas las hojas y las guarde en una bolsita de mi mochila y con esa rama me hice un bastón, sería mi compañia. Emprendí la marcha, a los pocos pasos me detuve y gire para ver por última vez a ese majestuoso árbol y me salió desde lo más profundo de mi alma ¡ Muchas gracias Dafne! ¡Muchas gracias por tu solemne sacrificio! ¡Sigues viviendo en la cultura de todos los pueblos del mundo y nunca se te va a olvidar! ¡Y muchas gracias por mí porque a tu sombra aprendí la gran importancia de que una mentalidad profesional es la unión de la eficiencia y de la eficacia; la eficiencia que es hacer algo bien hecho, y la eficacia que es hacer lo que debe ser hecho! ¡ Y eso venerable ninfa vos lo hiciste! pero mi agradecimiento es aún mucho más inmenso porque ¡siempres estuviste presente en las salsas, los estofados y pucheros que mi vieja me hacía!.-                          

No hay comentarios:

Publicar un comentario